Pages

miércoles, 13 de septiembre de 2017

LA MUERTE DEL CENSOR



Título: La muerte del censor #1
Saga: Serie Hilario Soler
Autor: Jordi Sierra i Fabra
Editorial: Harpercollins
Nº de páginas: 336
Año de publicación: 2017
Valoración: 3/5

SINOPSIS: Una turbia trama de odios ocultos y pasiones escondidas abre una trepidante serie de intriga policial ambientada en la Barcelona de los años sesenta, en pleno franquismo. El protagonista es el comisario Hilario Soler, oveja negra entre sus compañeros por sus escrúpulos de conciencia y su celo ejemplar.
 
OPINIÓN PERSONAL:
Recuerdo que cuando era pequeña el detective Colombo siempre estaba en la televisión a la hora de nuestra comida, Sherlock Holmes me apasionaba por su mente brillante y ya luego crecí con la serie El Comisario, casi adivinando antes de tiempo quién era el asesino o dónde se escondían los malos (algo que al parecer comparto con el protagonista de esta historia). Por otro lado, Jordi Sierra i Fabra apunta a ser uno de mis escritores favoritos por su versatilidad de temática y su prosa rápida y capaz de hacerte devorar hasta la última página. Por lo tanto, adivinar que este sería para mí un libro más que entretenido era relativamente sencillo.

Uno de los aspectos que más me han gustado del libro es su descripción de una época que se debatía entre la censura de la dictadura y las ansias de libertad de expresión. Hilario es un hombre poco común, policía y de izquierdas. Fiel a su manera de pensar, se mete en problemas en la comisaria por denunciar un acto deleznable por parte de uno de sus compañeros. Esto le llevará a verse en la cuerda floja y a estar obligado a resolver un caso peculiar.

La muerte de un censor, que a primera vista podría parecer algo minúsculo y sin importancia, encubre una trama de odio arraigado en el pasado. Porque el pasado está latente en la mente de las personas y por eso siempre vuelve. Regresa para convertirse en un cóctel molotov al juntarse con las malas prácticas del presente. Y para colmo, muestra la doble vara de medir de las personas, la hipocresía tras las fachadas de un personaje impoluto de cara a los demás.

El otro punto que me ha hecho disfrutar de la novela es el equipo que conforman Hilario y Quesada, porque muestran el rayo de esperanza en una España que se había estancado tras la Guerra Civil queriendo recuperarse de la tremenda perversión de la muerte y la injusticia. Ambos reflejan el ansia por cambiar el futuro y dejarles algo mejor a sus hijos, muy a pesar de las tremendas consecuencias que conlleve. No pude evitar recordar en algún momento True Detective (la serie en su primera temporada) gracias a un diálogo maravillosamente filosófico que mantienen ambos en el coche. De hecho, os dejo por aquí un par de pinceladas, para que veáis que filón de oro tiene esta novela con el inspector Hilario:

"Si la vida nos pone trabas supone un reto, un esfuerzo superarlas. Si te rindes, no avanzas, te frustras y entonces vas al otro lado, al de las quejas constantes, al de creer que tienes mala suerte y los demás salen adelante porque todo les viene de cara. Yo creo que valorar lo que se consigue poco a poco compensa."


"Jugaba al ajedrez con un vecino mío. Fue lo más parecido a un padre que tuve. Él me enseñó que una partida es larga y que los dos contendientes se comen pieza a pieza el uno al otro en un proceso de desgaste constante hasta que uno de los dos reyes cae derrotado. Ser policía es más o menos lo mismo. Siempre planteo los casos como una partida de ajedrez. Los peones son las personas que aparecen primero  pero que no son importantes, los primeros testigos, los que dicen que han creído ver tal o creído oír cual. Después llegamos a los que sí saben algo y ayudan o callan por medio, las torres, los caballos y los alfiles. Por último queda la reina, y la reina es la verdad. Tras ella se esconde el rey, el culpable, el asesino en este caso."

Y finalmente, la manera de desvelar el caso permite que los lectores acompañemos al inspector Hilario Soler como si fuéramos unos subinspectores que van con él. Pista a pista. Sospechoso a sospechoso. Batacazo tras batacazo. Hasta que todos tenemos el agua al cuello y no nos queda otra que agudizar los sentidos para descubrir que hay que mirar más allá para resolver el asesinato.

¿Hay algo negativo en la novela? Pues, en mi opinión, se profundiza poco en el personaje del subinspector Quesada y en la historia con Peláez que trae de cabeza a Hilario Soler. Pero al mismo tiempo te deja un regustillo en la boca para querer leer la siguiente novela de la serie y ver si así nos presentan a otros personajes secundarios para que también nos acompañen en las investigaciones. 

Espero que os animéis a leer este libro 😏😏¡Hasta la siguiente reseña!

0 comentarios: